Archivo | orden RSS feed for this section

Ontologías ambientales desde la religión

20 nov

Tiene algo que decir la religión cristiana en lo referido a la problemática ambiental?  Si tiene algo que decir, qué debemos analizar de su discurso? Es un discurso, o es una narrativa? Es un metadiscurso o una metanarrativa? Por qué el simbolismo religioso resulta tan atractivo para muchas personas. Y por qué también puede generar rechazo. La ontología, como elemento de lo religioso, remite a un significado profundo en la significación que la religión hace del mundo y de la acción del mundo. Pero más allá de la fuerza que tiene la significación idealizada de la religión, sus canales de expresión, tratando de seguir a Foucault, debe de hacernos caer en cuenta, sobre el problema de la violencia, el conflicto y la historicidad que marca el terreno religioso, como campo de performatividad, atravesado por conceptos arraigadamente occidentales, y para los cuales tenemos que nosotros mismos ponernos en cuarentena, ya que las respuestas y las preguntas las hemos formulado insisténtemente en la antropología, como en todas las ciencias sociales desde el horizonte categorial del mundo occidental. Todo lo anterior se constituye en una bitácora de viaje…

Felipe Cárdenas-Támara

El Sentido religioso en el ser humano. Entrevista para el canal El Tiempo.

29 mar

El Sentido religioso en el ser humano. Entrevista para el canal El Tiempo..

La alternativa al neoliberalismo se llama conciencia – José Saramago

14 nov

Discurso de graduación Colegio San Juan del Camino. Primera promoción

28 jun


Chía, Colombia, viernes 24 de junio de 2011.

Dr. Prof. Felipe Cárdenas Támara

Estimada y muy querida señora rectora

María del Rosario Bermúdez Escobar

Estimada Señora Vice- Rectora

Martha Bermúdez

Apreciada Directora de Grupo

Profesora Judith Sanabria

Querida abuelita del colegio

Señora Olga de Bermúdez

Estimados profesores de Undécimo grado

Muy destacados profesores del colegio,

Respetados miembros de la Junta directiva  

Estimados miembros del personal administrativo

Querido personal de servicios del Colegio San Juan del Camino

Muy queridos y estimados graduandos:

Queridas y distinguidas familias de estos graduandos

Distinguidos asistentes;

Familiares y amigos, señoras y señores:

Hace tan solo unos 17, o 18 años, nuestras vidas se llenaron de sentidos cuando nacieron ustedes, en esos días,  unos chiquitines. En estas ultimas semanas, curiosamente se me aparecen por todos lados muñecas de Camila. Y no deja de conmoverme cuando Lucía me dice, que ya Camila no juega con muñecas. Me imagino que a otros papas les han pasado cosas similares por estos días.  Ustedes nos llenaron nuestras existencias de nuevas esperanzas, nuevos trajines y muchas responsabilidades. 

Gracias a cada uno por existir, por estar acá y hacer parte de nuestros sueños y proyectos.

 

Desde hoy, son ustedes los que tienen que centrase con mayor determinación en la construcción de una vida que se viva a plenitud, realizando los más altos fines de sus existencia. El “hace tan solo 17 años”, nos recuerda hoy, la levedad del tiempo. Cómo decía Antonio Machado, inmortalizado en la voz de Joan Manuel Serrat:

Todo pasa y todo queda,

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar

A los pocos años, después de ese acontecimiento maravilloso del nacimiento de cada uno de ustedes, que lleno nuestras vidas de pañales, llantos y berrinches y de las más tiernas caricias, ya que no todo fue calamidad (en broma),   es decir hace unos 13 años, un grupo de padres de familia, hoy presentes con nosotros, la familia Orduz Concha y la familia Olano Fajardo, se unieron al sueño de Chayo y de su hermana Martha, de iniciar la aventura educativa de san Juan del Camino. Por aquellos días todos los que estamos acá nos pusimos en el trajín de buscar colegio. Para muchos de nuestros hijos, la primera opción no fue san Juan del Camino,  pues no lo conocíamos, pero gracias a la Providencia, al destino y a las decisiones de la familia, nuestros hijos hacen hoy ya parte de la historia y del porvenir educativo del Colegio San Juan del Camino. Cuando lo escogimos lo hicimos pensando en que era el mejor colegio, y créanme que Lucía y yo, como profesores Universitarios, todos unos científicos,  debatimos mucho, argumentamos. La intuición de Lucía, y mi convencimiento, nos llevó como familia a creer mucho en este colegio, porque pensamos que era el lugar ideal para que nuestras hijas se realizaran como personas. No nos equivocamos. Hoy cada uno de nuestros hijos tiene un carácter san juanista.

¿Qué es lo que hace de San Juan del Camino un colegio singular?

San Juan del Camino es un colegio personalizado,  centrado en valores y principios sólidos y fundamentado en una educación que enriquece la experiencia de vida de sus estudiantes y familias desde el horizonte del humanismo cristiano. La experiencia de cada estudiante en San Juan del Camino es una invitación a ser personas.

En el colegio San Juan del Camino, ustedes no fueron un número más o un simple carnet estudiantil con una foto.  A lo largo de su vida educativa, vimos a nuestros hijos felices, con ganas de estudiar, de ir al colegio y realizándose como niños, adolescentes y ciudadanos de este bello país Colombia. El colegio fue aquel lugar de acogida para el aprendizaje.  Esos bebes, de hace 17 años, se hicieron grandes, ya tienen en sus mentes hacerse profesionales, y tienen la responsabilidad de edificar sobre la base de sólidos ejes axiológicos (valores) sus vidas, sus futuras familias, proyectos y empresas.

Son ustedes la primera promoción de bachilleres. Su esfuerzo, el esfuerzo de sus familias y el trabajo constante del colegio San Juan del Camino, nos permite hoy congratularnos, por haber llegado hasta acá. San Juan del Camino es una institución generadora de vida,  que nos da una gran lección de  perseverancia, por el esfuerzo tenaz y constante de Chayo, su hermana Martha y toda la familia Bermúdez.  La lección de perseverancia que nos deja el colegio es que hay que trabajar por nuestros sueños y por lo que queremos. Estos valores  no deben de ser olvidados, queridos jóvenes, pues todo colegio, al educar lo que quiere es fijar una orientación en el alma de ustedes, en lo más profundo de su ser.

¿Cuál es esa orientación? ¿Por qué el colegio San Juan del Camino es singular? El colegio san Juan del Camino nos ha enseñado tantas cosas, pero además nos ha enseñado esencias, que no se enseñan en otros colegios, ya que nos ha tocado el alma en más de una oportunidad. Recuerden todo lo bello que se abordó durante tantos años en estos jardines y salones.

 

Silencio para recordar……

Miremos algunas particularidades propias de san Juan del Camino, particularidades que hoy se vienen imponiendo en los países más avanzados en educación como Finlandia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Bélgica, países que han redescubierto la importancia de la educación personalizada.  

¿Cuáles son esas particularidades y orientaciones propias del colegio san Juan del Camino. ¿Cuál es su sello fundacional? y de ¿qué manera esos principios deben anclarse en lo profundo de sus identidades?

Voy a ser muy sintético y voy ha acudir al pensamiento simbólico para transmitir y dar cuenta de la peculiaridad del nuestro querido Colegio.

Empecemos por el nombre: San Juan del Camino. Algunos lo confundíamos con San Juan el evangelista, pero el papá de Chayo, que en paz descanse, don Miguel Ángel Bermúdez devoto de san Juan Bautista, le puso a este predio, finca San Juan. El colegio lleva el nombre de un profeta cristiano, el hombre que le preparó los caminos a Jesús, el maestro, Dios de dioses y Señor de la historia y  éste hombre san Juan Bautista, quien estuvo muy cerca de Jesús y fue maestro de Jesús, perdió la cabeza por defender las verdades de ese amor. Muy interesante, dio su vida por su amor, por su proyecto.  Chayo, María del Rosario Bermúdez, marcada por el mejor espíritu del Quijote le dio por rebautizar la finca San Juan, poniéndole, San Juan del Camino. Este hecho aparentemente trivial, es fundamental en el horizonte de la realización del sello distintivo de la civilización occidental. Darle nombre a las cosas, nombrarlas. Uno de los sellos distintivos del Quijote novela escrita por el español Miguel de Cervantes Saavedra, es que el quijote le da un nuevo nombre a las cosas en el espíritu de la aventura. Aldonza Lorenzo, pasó a llamarse Dulcinea del Toboso. A su caballo Rocinante, pensó en llamarlo, después de mucho imaginar Gonela, Bucéfalo o Babieca.

Es decir, nuestro colegio en su sello distintivo, pudo haberse llamado Escuela la Nueva Era Maquiavélica, o Escuela Los Llantos del Tufo en el billar de nuestras bocas,  o Liceo Las Niñas de Barbie, pero Chayo en dialogo con su tradición le dio un nombre trascendente como quiero demostrar.

Sigamos, con nuestro sello fundacional.

La tradición histórica nos dice que San Juan Bautista, santo que la liturgia recuerda en el día de hoy, 24 de junio,  fue precursor de Cristo, un predicador y asceta judío, considerado como profeta por tres religiones: Cristianismo, Islam y la Fe Bahá’í. Considerado Mesías por el Mandeísmo. Hijo del sacerdote Zacarías y de su esposa Isabel (Lucas 1:5),

Qué nos dicen estas pocas palabras, que nos dice todo esto muchachos. La importancia de la historia, la importancia del servicio, la importancia de saber que verdades servimos. Este ultimo punto es clave en un mundo dominado por la superficialidad y al que ya no le interesan los principios. El colegio san Juan del Camino, por acción de la providencia en la vida de la familia Bermúdez, tiene orientación, unos principios fundacionales de servicio, de los cuales ustedes, queridos jóvenes bachilleres tienen que grabar en los más profundo de sus almas. Trabajar, amar, crear y servir en clave san Juanista. San Juan del Camino es un icono de la Verdad, con mayúsculas, una verdad, que la actual civilización que nos ha correspondido vivir, no quiere asumir. Que quiere decir esto en nuestra vidas. Ustedes queridos jóvenes están llamados a grandes empresas y tendrán que darle nombre, renombrar muchas cosas en la realidad que les ha correspondido vivir de manera creativa y activa. Darle un nuevo sentido a las cosas o redescubrir sentidos quizás ya perdidos. Se nos ha perdido el amor, la fe, Dios, la amistad, la solidaridad, la paz, no solo en Colombia si no en el mundo. Como ven la tarea aventura, que tienen por delante es inmensa. Tienen la tarea de darle nombre a muchas cosas. Y en ese nombrar, si son inteligentes, lo que nombren ojala tenga destellos de luz, amor, claridad, conocimiento y hermandad. El mundo hoy necesita de mucha luz y de amor.  Esa es una de las esencias del colegio san Juan del Camino y del sello que ha querido impregnar en ustedes.

Pero el camino san juanista no es nada fácil. Vivimos en un mundo que no tiene una clara noción de la verdad. En ocasiones lo bueno parece malo, o incluso lo malo se toma por lo bueno; las líneas que demarcaban claramente el bien y el mal son hoy difusas, indistinguibles, hasta el punto de que muchas veces no sabemos con certeza si hay algo que puede ser considerado bueno o malo. El mundo, y no es un proceso histórico del ultimo siglo, es un proceso histórico de hace por lo menos tres siglos, que paradójicamente, mientras palpamos un avance en la cultura material como no vivió ninguna época anterior en la historia de la humanidad, también nos incita, ha estar dispuestos a venderle nuestra alma al diablo, como Fausto, personaje de Goethe, que le vendió su alma a Mefistófeles, y a quien no le importó destrozar la vida de mujeres a quienes enamoraba, simplemente como expresión de sus apetitos carnales. Las dejaba destrozadas, y ellas tan inocentes. Cuídense de los muchos Mefistófeles que hacen daño o de ustedes mismos en convertirse en uno. Es decir, cuídense del sello distintivo del pensamiento dominante de nuestros tiempos, que tiene como actuación básica pactar con lo demoníaco.

Nuestros tiempos necesitan de luchadores de la paz y buscadores de la verdad, ojala ustedes asuman estos desafíos,  ya que el mundo  necesita de personas llenas de fe, como primera condición para vencer en el mundo. Fe en ustedes mismos; necesitamos de personas que puedan y quieran iluminar el mundo con conocimiento y amor.

El guerrero de nuestros tiempos, como el luchador de todos los tiempos, tiene que saber de donde viene y para donde va. Es decir, tiene que tener memoria histórica, conciencia del presente y proyección hacia el futuro.  Y fundamentalmente tomar decisiones acertadas en el contexto de un mundo que nos invita y seduce permanentemente a que abandonemos nuestra metas y valores.

Entonces queridos amigos del Parche, en que acera de la calle queremos estar. Esa es la gran pregunta en el mundo en el que vivimos. Hay varios parches o aceras. Algunos y algunas pueden optar por el camino de la rumba permanente, trasegando alcohol y vicio.  El mundo, les va ha ofrecer, como ya ustedes muchos lo saben, otros caminos: la droga, el alcochol, la promiscuidad, la superficialidad, la banalidad, el dinero fácil. El colegio San Juan del Camino, en la vida de nuestro héroe fundador, san Juan Bautista,  nos recuerda, la importancia de la formación  y autoformación permanente y constante hasta que colguemos los guayos de nuestras vidas. Hoy concluye, una etapa de la vida crucial, una de las etapas más bellas de la vida. No olviden que millones de jóvenes en el mundo entero no cuentan con la oportunidad de vivir una experiencia educativa como la que ustedes vivieron y vivirán en las Universidades donde van estudiar.

En la vida, todo llega a su fin. Sellen con mucho amor y en lo más profundo de sus corazones la experiencia vital que concluye en día de hoy.

Por lo tanto queridos jóvenes, la vida personal tiene dos dimensiones básicas, nuestras relaciones con el mundo, concretada en los vínculos sociales que ustedes deben construir, en el horizonte de relaciones virtuosas, y una relación con el mundo personal e interior de cada uno de nosotros que tiene que ser cultivada. Ambas dimensiones tienen que cuidadas como un bello huerto de hortalizas o como las más bella sinfonía musical en el marco de la afirmación de una personalidad con carácter y auténtica. Esos huertos-sinfonías, la vida de cada uno de ustedes,  hay que cuidarlos y cultivarlos.

Sus vidas, como las nuestras, son notas musicales, vívanla en la búsqueda permanente de la armonía, de la contemplación y de la acción. Y cuando se destiemplen, por que todos nos destemplamos en el camino de la vida, miren hacia iconos e imágenes, como las de san Juan del Camino. 

San Juan del Camino les dio mucho, pero no les dio todo, el camino que tienen por delante tiene que ensancharse e iluminarse con la experiencia de la vida; tienen que estimular la ampliación de sus imaginarios y vivencias. Como  proceso formal, el trabajo educativo del colegio culmina en el día de hoy, pero su proceso existencial no ha culminado; es ya tarea de cada uno de ustedes de dotar de significados propios y creativos, los senderos personales que vivifiquen su existencia y pensamiento. El camino recorrido, con todas sus alegrías y pesares, es ya un repertorio de enseñanzas al que ustedes pueden acudir para sacar mensajes y guías. Finalmente recuerden, y esto es lo más importante que les voy a decir apoyado en la tradición apostólica:

Sepan que todo lo que pase en sus vidas, bueno o malo, todo tiene un propósito: despertase a la realidad de Dios, y todo lo bueno o malo nos ayuda, en el camino y el sendero hacia la unión con él.  Ese es el sentido fundamental de nuestra existencia. Ya depende de nosotros, si sacamos ventaja o no de estos llamados a despertarse. Queridos ya casi -exalumnos, ha llegado la hora de emprender la marcha. Sean poetas de la vida y también recuerden poner bajo la presencia de Dios su existencia y las decisiones triviales o importantes que tomen en este caminar que les espera. Hagan un hábito eso de poner sus existencias bajo la presencia de Dios, el es amor y misericordia plena.

 

¡El horizonte esta abierto!

¡El paisaje es de luchas y esperanzas!

¡El cielo tiene tanto arco iris como nubarrones!

¡El camino no es rectilíneo,  y los espera en sus combates!

A San Juan del Camino, a sus rectoras Martha y Chayo, a su comunidad académica, profesores, personal administrativo, jardineros, cocineras y empleados. A la Abuelita, doña Olga, mamá de Chayo y Martha. Muchas gracias. Ustedes hacen parte de una gran institución, que le viene prestando un servicio valiosísimo a la sociedad colombiana, que tiene necesidad de instituciones educativas que formen en los valores san juanistas. Muchas gracias, a Chayo, una persona fuera de lo ordinario. A Ignacio y Pablo, toda la atención y protección a esa mamá maravillosa que la Providencia colocó en el camino de todos nosotros. Ella en su generosidad, a más de uno nos dio la mano y nos brindó un apoyo invaluable en situaciones difíciles, ya sea de la economía familiar o en asuntos referidos a la educación de nuestros hijos. Cada uno de ustedes dejó una importante lección en lo más profundo de nuestros hijos y de nosotros sus padres. En nombre de sus padres, amigos y familiares. Muchas bendiciones, alegría y encuentros hermosos. El camino o como diría Borges, “la firma trama es de incesante lucha pero en algún recodo de tu encierro, puede haber una luz una hendidura. El camino es fatal como la flecha. Pero en las grietas está Dios, que acecha”. Qué sus inteligencias y laboriosidad del esfuerzo permanente, les permita abrir muchas puertas, tocar el corazón y el alma de muchas personas.

¡Ha llegado la hora de partir!

Buen viento y buena Mar. Muchas gracias por su atención.

Dr. Prof. Felipe Cárdenas Támara Ph.D

La ciencia política, ciencia noética del orden Una mirada crítica sobre su “objeto” de estudio

13 ene

http://colombiainternacional.uniandes.edu.co/view.php/516/1.php


Acceso al artículo

Desfiguremos la realidad, construyendo horizontes de sentido. Por el homo observador-constructor.

17 dic

Felipe Cárdenas

Grupo Vida política, organizaciones y persona humana

El pensamiento teórico nos problematiza la vida y nuestra comprensión de la realidad. Con los desarrollos disciplinares y transdisciplinares ha venido ganando complejidad. La teoría es indispensable para comprender la realidad, actuar sobre la realidad y para darle sentido a la vida del ser humano. El sentido, se expresa como proceso relacional en el conjunto de las organizaciones humanas, no-humanas y artificiales. Cuando hablamos de la importancia de la pluralización de los conceptos, estamos reconociendo la importancia de la comprensión de la diferencia como un atributo que a diferencia de la comprensión dominante ponía todo su acento sobre la unidad (Luhmann). El pensamiento clásico, puesto hoy en entredicho por la nueva cosmología y por los planteamientos de la antropología y la sociología contemporáneas, entiende que la unidad es una entidad que precede metafísicamente a la diferencia. Las nuevas teorías invirtieron la relación, si se quiere se han hecho más trinitarias, puesto que reconocen la importancia de la relación.  La constatación empírica dice: a cada operación-relación que se opera en el mundo, se produce una diferencia.  Para Luhmann, “existe  una primacía factual de la diferencia sobre la unidad. Apenas así se hace comprensible la paradoja de que la unidad del mundo sólo se puede expresar mediante la diferencia”. Luhmann sigue anotando, en el horizonte del pensamiento paradójico: “Quien lea con atención, se dará cuenta de que se está hablando de la diferencia entre identidad y diferencia, y no de la identidad entre identidad y diferencia”. Lo que observamos no es solamente dialéctico, esta atravesado por la paradoja y la capacidad de la observación y la autoobservación. Y lo cierto es que la conciencia humana no es ya la única que observa. El mundo, observa de las la metasubjetividad, de objetos tanto animados como inanimados con capacidad para la observación. Toda observación, por objetiva que sea, produce más información, y mayor capacidad de desfigurar la realidad. En el pensamiento clásico la desfiguración de la realidad era algo temido. El nuevo paradigma, no le rehúye a la interpretación, y entiende que por perfecta que sea, es un elemento desfigurador, que a pesar de todo enriquece la realidad. Sobre la obra de Luhmann anota Javier Torres Navarrete: “La realidad no es sólo lo que es (comprensión ontológica), sino además lo que la observación le añade como construcción (comprensión constructivista). Por lo tanto, las perspectivas de observación son plurales y el mundo, como entidad tanto ontológica como construida se enriquece con las voces que lo interpelan,  como lo construyen. Tanto la persona humana, algunos hablan de sujeto, como la sociedad y todos sus procesos tienen fuerza para el despliegue de la capacidad creativa. La capacidad creativa debe orientarse en su poder para generar ideas, organizarlas concretamente como para socializarlas en el horizonte de procesos sumamente contingentes, hostiles… No todas las ideas perduran en el tiempo. Pero toda observación tiene capacidad de construcción. Y citamos extensamente la observación de Torres que a nuestro juicio sintetiza un elemento nodal de la obra de Luhmann: “La sociedad es la operación  que acoge todo lo dispar (lo bueno y lo malo; lo fáctico y lo utópico; el status quo y la revolución); la instancia en fin, que distribuye las cargas antiguas de la ontología (bien, unidad, verdad moral ) en distintas subinstancias sociales para que se hagan cargo, mediante un manejo más diferenciado, del principio utilitario (economía), del principio de trascendencia (religión), del principio de justicia (derecho), del principio de participación en el poder (politica)”. Y agregaríamos el principio constructor de experiencias de orden y organización (cultura).

Teología mística

8 dic

Posted: December 8, 2010 by Similinum in catolicismochristianityChristmísticaespiritualidad
Tags: 

Felipe Cárdenas Támara

El paradigma de la teología espiritual es la experiencia de Dios en nuestras vidas. Esa es una afirmación doctrinal. Dos elementos se vislumbran: i) la presencia de Dios como experiencia y ii) una posición doctrinal. La actitud doctrinal, implica una tradición y una enseñanza. Quien enseña es un maestro, cuya experiencia nos introduce en el camino espiritual. No existe religión mayor que no reconozca esta condición. Toda teología debe ser mística y manifestar el misterio divino procedente de la revelación. La crisis de la teología romana y escolástica es que se volvió excesivamente racional, desligando la experiencia personal de lo divino en la vida del creyente. La Iglesia de Jesucristo siempre ha afirmado la importancia personal en la vida del creyente. Todo creyente, hombre, mujer o niño esta llamado a vivir plenamente, en la medida de sus capacidades, de los dones y gracias otorgados por Dios su proceso de santificación. El camino espiritual es variado, rico y diverso. Los pasos seguros en ese andar nos lo proporciona la tradición apostólica de todos los tiempos, cuya misión básica es orientarnos en las tinieblas para coronar nuestra vida en el espacio del Reino de Dios. El Amor es la meta. Nuestra mente y conciencia deben adaptarse al Amor. Amar a Dios, fuente de todo bien. No hay otra meta. La locura de nuestro mundo es que el evangelio del mundo es el que quiere orientar la vida de los hombres y mujeres en la Tierra. En vez de asimilar el misterio divino a nuestro modo de entendimiento, será preciso que procuremos de un cambio profundo de una transformación interior en nuestra mente, a fin de hacernos aptos para la experiencia divina…

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.